Reglamento Media Maratón de La Rioja sobre patines

1. La media maratón sobre patines se rige por el reglamento general de la prueba, además de los puntos citados a continuación.

2. El uso de casco rígido es obligatorio y se revisará antes de la salida, prohibiéndose la participación a quien no lo lleve. El uso de otras protecciones es recomendable.

Solamente se permite la participación con patín en línea o tradicional (quad), de un máximo de 50 cm de longitud entre el punto más externo de las ruedas extremas.

Queda asimismo totalmente prohibida la utilización de bastones.

3. El dorsal se fijará en la parte delantera, en el pecho, de forma que tanto el número como el nombre del patrocinador sean bien visibles por delante.

4. La salida de los patinadores se dará a las 11.45 horas, desde las instalaciones de Diario LA RIOJA. La llegada para patinadores se cerrará a las 13.30 en la meta de El Espolón (calle Muro de la Mata).

5. El tiempo máximo para clasificarse será de una hora y treinta (1h 30’). Los patinadores que pasen después de este tiempo no serán clasificados.

6. Habrá un punto de control horario en la intersección de la calle Gran Vía con Víctor Pradera, en el que los patinadores que no hayan pasado por allí dos veces antes de las 13.00 horas, deberán abandonar la prueba.

7. La Media Maratón sobre patines es una carrera popular que requiere un adecuado nivel físico y técnico del patinador. Recordamos que pese a ser popular, Media Maratón sobre patines es una carrera, no es un paseo. Es necesario (y obligatorio) saber frenar, subir, bajar y desenvolverse en grupo por carretera, además de ser capaz de circular a una velocidad media mayor que la prevista para terminar en el tiempo máximo.

8. Queda terminantemente prohibido aprovechar la aspiración de bicicletas y vehículos a motor, así como agarrarse a cualquiera de ellos, siendo motivo de descalificación el hacerlo.

9. Todo participante inscrito en la Media Maratón sobre patines se compromete a respetar todas las normas tanto del reglamento general como del específico, y especialmente en lo que concierne a abandonar la prueba cuando los jueces consideren que su nivel técnico y/o físico no es adecuado, y cuando no sea capaz de respetar los horarios mínimos señalados por la organización.

La infracción de estos aspectos conllevará la imposibilidad de inscribirse en los dos años posteriores a la comisión de la falta.